domingo, 2 de octubre de 2011

La descendencia Pavlov

Madre grita usted como un faro
hambriento en la marea baja.

La pecera vacía sigue esperando otra
ballena blanca a la que ladre
su cuerpo de perro amaestrado.

Sentada mira el agua
como linterna giratoria
buscando los azules átomos
que han de unir un latido con el otro.

n.m.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada