domingo, 11 de diciembre de 2011

juego apenas demente

Habré de acercarme a la realidad
pavimentada sin ser imposible
subir a un tejado de vez en cuando,
escudriñando los mínimos restos
humanos y de pájaros que cambian
tantas veces su rumbo.
Carece de interés científico
tanto turismo de azotea,
captar la musicalidad
evidentemente imposible
de los instrumentos dotados
de confianza, de percusión
en los bolsillos,
sin que parezca del todo ridícula
esta pose de director de orquesta
loco, peleando toda pregunta
con una batuta en forma de dedo.


n.m.






1 comentario:

  1. subir a los tejados y mirar las tejas...yo lo he experimentado.

    ResponderEliminar