miércoles, 18 de abril de 2012

Día 19

"De qué sirve, quisiera yo saber, cambiar de piso, (...)"

Jaime Gil de Biedma


“He visto cosas que los humanos ni se imaginan:
naves de ataque incendiándose más allá del hombro de Orión.
He visto rayos C centellando en la oscuridad
cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos
se perderán… en el tiempo… como lágrimas… en la lluvia.
Es hora… de morir”.


Blade Runner




Los besos son posibles.
El entretenimiento tantas veces
estudiado como una práctica.
Un café, una copa, charlas bobas
y las manos ocultando la cara
y la mesa tapando el cuerpo...
Son posibles los besos,
reptiles ahogados, que nos adoran.
Son como anuncios luminosos,
matamoscas.

Llevar pose de estereotipo
todo el tiempo
como si la tristeza no rompiera
costuras y jarrones.

Constantemente hablo de lo que tiene que ver
conmigo,
de lo que no se ve contigo
de mí en la refriega, dentro,
lo ya marchito, guijarro arrugándose,
auto-exterminio frustrado
de farol.
Constantemente.
Peco, he pecado.
Sigo sin decir nada que no tenga
que ver con lo obturado,
saturándose, en llamas de mí.
El asco es la única y verdadera intimidad.
(tú eres un excusa y)
Lo demás son
los caballos sanguinolentos de la concordia.

n.m.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada