domingo, 5 de agosto de 2012

Día 32



tengo una voz en los huesos
fecunda y grave
como de haber nacido de ella
la oigo espesa recorriéndome
es un hilo brillante allá en la médula
como cosquillas de medusas esponjosas
nadándome en la carne del tiempo.
algo que es un sol sin luz
me muestra las todas que soy,
las tantas nadas, los azucarillos, las figuras geométricas
en las vidrieras perennes y ese otro lugar
donde nadie nos colocó.


n.m.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada