domingo, 28 de abril de 2013

Segundo diario: día 1

Despierta. ¿Cuánto tiempo has dormido? ¿Qué niebla de sueño te estremece las manos?
He dormido el invierno de heridas. Ya no me da miedo doler.
En mi sueño habité una casa abobedada de ladrillos rojos que había sido de un rayo de sol. Me senté en el centro: piernas cruzadas, espalda recta, ojos cerrados. Giró un humo matemático, el humo de quién busca la fórmula y a su alrededor se elevan partículas. Minúsculas. Mucho tiempo pasé sentada buscando, curándome, localizando la luz de neón de otra señal. Ya has aparecido en mis sueños. Ya te devuelvo una certeza con antelación. Este es el juego violento. El tablero es un escenario móvil. Un libro de "elige tu propia aventura". Me gusta tenerte en mi equipo. Eres una decisión preciosa.

qué de belleza se esconde en lo recóndito
voy sin guantes
n.m.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada