lunes, 23 de mayo de 2011

Qué tendrá este cuerpo que no se toca
que no se ve la rabia en la mañana
en que tiemblan las hojas desnutridas.
Las primaveras nos regalan nuevos
brotes de locura.
Está en la sombra la desconfianza
y pronto saldrá para aprehendernos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada